Archivo del Autor: CRISTINA ARANDA GORDILLO

Lisboa, el desquite de Diego Costa

La final a ocho de la Liga de Campeones en Lisboa enfatiza el examen constante de Diego Costa, hoy mucho más indudable en el once que en los números o en los goles y con un desquite pendiente con la máxima competición europea desde la final de 2014 en Lisboa, pero también con su segunda etapa en el Atlético de Madrid, aún lejos del nivel que asombró a Europa hace seis años, mermado por las lesiones en los dos últimos cursos y relanzado en la actualidad por el regreso a la competición y la confianza inalterable en él del argentino Diego Pablo Simeone.

Ocho minutos duró en la final de la Liga de Campeones de 2014, fuera de combate por una lesión de la que intentó recuperarse por todos los medios -incluso el día antes hizo cambios de ritmo de un lado a otro del campo en la última sesión previa al duelo en el estadio del Benfica-, pero cuya realidad fue evidente en la primera pugna por la pelota; en el partido decisivo de los octavos de final contra el Juventus de la pasada temporada fue baja por sanción, después de su tremenda puesta en escena en el duelo de ida; y en Liverpool, esta misma campaña en el duelo de vuelta de esa misma ronda, completó un partido irrelevante, reemplazado por Marcos Llorente antes de la hora de encuentro.

Goleador once veces en 34 encuentros en la máxima competición europea, entre el Atlético (nueve dianas) y el Chelsea, el caso es que ocho de ellas se concentran en el mismo ejercicio, en aquel impactante 2013-14, con unas cifras tan formidables como el liderazgo que ejerció en el conjunto dirigido por Simeone, indispensable para alcanzar la final de Lisboa frente al Real Madrid. Pero después sus tantos han sido esporádicos, demasiado para un goleador de la talla del internacional español: en sus últimos 25 duelos en este torneo, nada más ha batido en tres ocasiones el marco rival. Ninguna en esta temporada.

Diego Costa necesita reivindicarse

Necesita una reivindicación. Un partido indiscutible. Han sido contados desde su vuelta al Atlético: la Supercopa de Europa frente al Real Madrid, cuando lideró el triunfo del conjunto rojiblanco frente al Real Madrid en Tallin con dos goles y el reconocimiento como mejor jugador de aquel duelo, que se remonta a agosto de 2018; la vuelta de las semifinales de la Liga Europa unos meses antes frente al Arsenal en el Metropolitano; o la ida de los octavos de final de la máxima competición continental frente al Juventus, cuando se adueñó de cada balón frente a la defensa turinesa… Y no muchos más.

Son tres ejemplos de su capacidad. De todo lo que puede aportar al Atlético. Y de toda la trascendencia que supone para el equipo en un envite de las características del duelo del próximo jueves frente al Leipzig en el estadio José Alvalade de Lisboa. El perfil ofensivo del bloque alemán quizá exija al conjunto rojiblanco un repliegue en muchos tramos. Y la mejor manera de salir hacia adelante es el mecanismo que tantas veces ha promovido Simeone en duelos de este tipo y con el que tanta destreza demuestra el atacante hispano-brasileño, cuando debe proteger, aguantar, correr o controlar un despeje para facilitar el avance de líneas de todo el bloque. Algo así como hace un año con el Juventus en el Wanda Metropolitano.

Simeone, con Costa a por la Champions

Porque Diego Costa será el próximo jueves sí o sí titular en el Atlético, a juzgar por todas las pruebas que ha hecho Simeone. “Después del regreso viene mostrando su mejor versión en intensidad, agresividad, presión, rupturas, espacios para los que vienen desde atrás…”, exponía hace unas semanas el técnico, en referencia a una reanudación del campeonato que ha rearmado al ariete: ha sido titular en seis de las últimas once citas de LaLiga Santander, en las que ha aportado más goles, tres, y las mismas asistencias, dos, que en los 19 partidos anteriores, cuando sólo había anotado dos tantos entre todas las competiciones. Y uno de penalti.

Los pobres números de Diego Costa

Aunque aún está a una considerable distancia de la determinación de su primera época de rojiblanco, sobre todo de aquella campaña 2013-14, en la que rompió todos sus registros personales para liderar la Liga y la clasificación para la final de la Liga de Campeones del Atlético, su momento actual es el más reconocible desde su vuelta en septiembre de 2017 al equipo entrenado por Diego Simeone, que tanto insistió en su regreso, aunque su debut se demoró hasta enero de 2018.

Desde entonces ha jugado 70 de los 127 encuentros oficiales que ha disputado su equipo, con 17 goles y 12 asistencias. Un tanto cada cuatro partidos de media. En su primera etapa, con 64 dianas en 137 duelos, su promedio era el doble de mejor: un gol cada dos choques.

Frenado por dos lesiones importantes -una operación en el quinto metatarsiano del pie izquierdo le mantuvo trece duelos de baja la pasada temporada y una hernia discal cervical le ha apartado de dieciséis choques este curso- más unas cuantas dolencias musculares y la sanción de ocho partidos que le impuso el Comité de Competición en la pasada campaña por su expulsión con el Barcelona en el Camp Nou, no ha encontrado la regularidad ni física ni técnicamente desde su anhelado reencuentro con el Atlético, después de tres años en el Chelsea.

“Cuando estuvimos parados por el virus aproveché para coger tono, para mejorar, para estar mejor físicamente y no dejar el tiempo pasar. Dentro de las dificultades tienes que aprovechar y sacar las cosas buenas. Me preparé para volver, poder jugar partidos y no sufrir lesiones, porque había muchos partidos seguidos uno detrás de otro. Quería volver bien y que pudiera tener una secuencia para poder coger tono físicamente, que era lo que venía buscando un tiempo desde que he vuelto”, apuntó en la página web del club el pasado jueves.

Diego Costa, sustituido en la final de la Champions de Lisboa en 2014 (Foto: EFE).

¿Caso cerrado? “En ningún momento he pensado en salir del Atlético de Madrid”

El Atlético de Madrid sigue trabajando de cara al mercado de fichajes con la intención de cerrar una buena plantilla con la que asegurarse todo tipo de éxitos con Simeone como técnico. El conjunto rojiblanco no es ajeno a los problemas económicos derivados del coronavirus y sabe que algunos de sus futbolistas tendrán que salir para dejar hueco tanto económico como deportivo a los refuerzos que se espera que lleguen.

Uno de los futbolistas con cuya marcha se especulaba era el colombiano Santiago Arias. El lateral ha visto aumentada la competencia con Sime Vrsaljko y Kieran Trippier, y ha hablado ahora sobre su futuro y la posibilidad de marcharse del Atlético de Madrid.

“Tuve un momento difícil, pero en la vida del futbolista siempre pasa. Soy una persona que siempre lucha y nunca se da por vencida, me tomé la pandemia para volver más fuerte a los entrenamientos y sumar minutos, al final las cosas salieron bastante bien. Cuando salí del PSV sabía que no era fácil e iba a tener que luchar y así ha sido. A pesar de que no he jugado mucho he aprendido bastante con el entrenador y es un grupo bastante bueno que me ha ayudado a entrar fácil al equipo”, ha comentado a Radio Nacional de España.

“En este momento no hay nada (ofertas). No me voy, estoy contento y feliz, estoy empezando a jugar a tener minutos, obvio cuando no estás jugando piensas muchas cosas, pero en ningún momento he pensado en salir del Atleti. Tengo condición y posibilidad de demostrar lo que sé y aportarle mucho a este equipo. La competencia es difícil porque mis compañeros son excelentes, en ese sentido estoy 100% concentrado en el Atleti”, agregó el internacional colombiano.

El gran regreso de Marco Asensio

Tras recuperarse de su grave lesión, el delantero tuvo una aportación destacada en el tramo final de la Liga.

Marco Asensio ha sido un refuerzo de lujo para la plantilla que entrena Zidane en el tramo final de la Liga. Su regreso a los terrenos de juego tras el intenso trabajo que tuvo que llevar a cabo para recuperarse de la lesión que sufrió en julio del año pasado ha sido espectacular. La aportación del delantero en la racha del equipo posterior al confinamiento se traduce en datos: disputó nueve de los 10 últimos partidos, marcó tres goles y dio una asistencia.

Su regreso fue perfecto. El primer balón que tocó contra el Valencia lo transformó en gol y en ese encuentro asistió además a Benzema en el tercer tanto. Desde ese día, participó en todos los partidos del equipo, salvo el del Espanyol de la jornada 32. Mención especial merecen sus encuentros ante el Alavés en casa, donde marcó el segundo tanto, y frente al Leganés en Butarque, donde firmó el último tanto en Liga del campeón.

Esta camisetas Real Madrid baratas presenta un diseño y durabilidad excelentes, que por sí solos justifican comprar esta replicas camisetas Real Madrid baratas, aunque lo importante es que vistas los colores y disfrutes las victorias con tu camiseta. Comprar camisetas de futbol baratas replicas: www.cfb3-camiseta.com.

Hazard no ha dicho su última palabra

El belga, que reconoció que había hecho el peor año de su carrera en el Real Madrid, se prepara para enmendarlo en la Champions

Lejos de mostrar una actitud vanidosa y achacar a los quirófanos su nefasta temporada -la primera- en el Real Madrid, Eden Hazard hizo un ejercicio de humildad muy poco visto en el mundo del fútbol asegurando que la 2019/2020 había sido “la peor temporada de su carrera”.

Ni lesiones, ni confinamiento, ni altas temperaturas. Nada quiso anteponer el belga a su mala actuación durante un curso (21 partidos, 3 asistencias y 1 gol) al que llegó previo pago de más de 100 millones de euros y convirtiéndose en el jugador más caro de la historia del club.

Eden Hazard

Por ello, tiene una espina clavada y sabe que, ante el Manchester City, en Champions, tiene la última oportunidad de cerrar el año con un buen sabor de boca. Incluso, en caso de conseguir el pase a los cuartos, de alargar la vida blanca en Europa y, quien sabe, si poder redondearlo con su primera Champions.

Poco a poco

Pero antes, paso a paso. Después de quedarse fuera de la lista frente al Leganés y aún habiendo demostrado que está para jugar como lo hizo en el partido ante el Villarreal, Zidane no quiere correr riesgos con él. Si bien es cierto que es apto para jugar, sus actuaciones tampoco merecen titularidades más allá de su excelente currículum.

Y es que, de momento, es eso lo que le salva al ‘7’, su nombre. El madridismo, sabedor también de todos los obstáculos por los que ha tenido que pasar (dos graves lesiones en noviembre y febrero) está teniendo paciencia con un jugador del que ven capaz de dar mucho al equipo.

Eden Hazard

Así pues, de ahora en adelante a Hazard le restan fechas en el calendario para prepararse y llegar a la cita de Manchester (7 de agosto) y demostrar a todos – menos a Zidane que ya lo sabe- por qué valió más una centena. Trabajo duro es lo que le espera y un último trago más dulce a la temporada si consigue traducir los días en Valdebebas en goles y asistencias en el Etihad Stadium.